El día que Antony hizo callar a la Expo

Historias sobre la Expo hay muchas. Seguramente nos daría para escribir 4 ó 5 blogs como éste. No voy a entrar a valorar la Expo ni a sus visitantes, pero sí me gustaría comentar los últimos conciertos que vimos en dicha feria; los conciertos de Vic Chesnutt y de Antony and the Johnsons con la orquesta de Milán.

Empecemos por Vic Chesnutt y su banda al completo que nos hicieron pasar un rato extraordinario convenciéndonos todavía más de que cuando hay buenos músicos que tocan en directo, buenas canciones y un público respetuoso y entregado, el disfrute es máximo.

Vic Chesnutt ha venido a España para hacer una minigira presentando ese pedazo de disco que es North Star Deserter. Autor consagrado, artista de culto nos puso los pelos e punta con la crudeza de sus canciones y la entrega en el escenario a pesar de sus limitaciones físicas. Todo un pildoraza de vitalidad y talento.

Y después del fibroso Vic, llegó la seda de Antony. Por fin pudimos oír un concierto del principio al final sin que nadie nos molestara con su cháchara inacabable, con sus llamaditas de móvil. Antony nos atrapó a todos, paró el tiempo, silencio a todos hasta la megafonía de la Expo.

Con una técnica vocal impresionante nos hizo vivir el que, quizás, sea el concierto de nuestras vidas. Desde la primera nota del primer tema, Antony nos hizo saber que no iba a ser un concierto cualquiera, tanto por el formato elegido, tal vez, más idóneo para sala cerrada, como por el contenido: un repaso a canciones propias y ajenas perfectamente arregladas para tocarse con una orquesta sinfónica.

Riesgo, sensibilidad, talento, inteligencia, ingenuidad, provocación, sentimiento, desesperación, satisfacción son términos que pueden definir a Antony y al maravilloso concierto que vivimos en el anfiteatro de la Expo. Desde las desgarradoras historias de amor hasta el juego provocador sobre su sexualidad, de la esperanza de vivir en un mundo mejor hasta la versión del hit de Beyoncé al que le dio la vuelta como un guante convirtiéndolo en una balada con mucho sufrimiento.

Y no, señor crítico del Heraldo, no cantó ninguno de sus exitazos, no hacía falta porque un artista no es aquel que “te gusta o no te gusta” sino el que consigue que tu alma, tu corazón se estremezca. Y eso le pasó a la Expo, por un día, aunque sólo fuera por una hora, el ruido sucumbió ante el arte de Antony and the Johnsons.


SPECIAL GUESS: LEONOR! leonor@lacotorra.org

CHUCHO Magic

Tras la disolución de Surfin Bichos, Fernando Alfaro renació de sus cenizas y demostró con Chucho todo el torrente de emociones y verdades que tenía su música. Recuperamos “Magic” de su segundo disco, “Tejido de felicidad”, una canción totalmente atemporal, con un estribillo demoledor y toda una declaración de intenciones.

El pasado y el presente son historia desde este preciso instante, momentos vividos, sentidos y caducados. Recuerdos u olvidos, ruinas o proyectos… males o bienes necesarios. Y me preparo ante la avalancha de sensaciones, de nuevas inquietudes, de direcciones opuestas, de inventos improvisados, de daños colaterales y de felicidades extremas. El futuro es imprevisible, íntimo y misterioso… El futuro no viene, el futuro ya está aquí. Y aunque nunca llueva a gusto de todos, yo lo recibo con una sonrisa… o dos.

Edición 104

ELBOW: An Audience with the Pope (the seldom seen kid)

FIVE CANADIENS: Writing on the wall (Great pebbles)

NICK DRAKE: Cello song (Five leaves left)

KULA SHAKER: Tattva (K)

FLEAT FOXES: Ragged Wood

ISOBEL CAMPBELL & MARK LANEGAN: Come On Over… (Sunday at Devil Dirt)

SUPERNOVA: Entero y sesentero (Hoy es un gran día)

BLACK KEYS: Strange Times (Attack & Release)

PETRUS: So Lonely (Demo 08)

PERRO RARO: Nana a un niño irakí (Domingo de invierno)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.