Baile Átha Cliath

Dublín. Semidesconocida para muchos. Referencias múltiples en películas, libros, y ahora de gran actualidad por temas financieros. Dublín, la celta, la desheredada de las islas británicas, la pobre y emigrante, la católica y agrícola, la rebelde e independiente. Irlanda una de las bases del origen de Estados Unidos. Dublín me recibió oscura y lluviosa, pero fue un espejismo, porque durante estos días se me ha presentado como acogedora, luminosa y divertida.

Ante todo, Dublín es calle. Gente por la calle a todas horas, tiendas abiertas, bares y locales de comestibles 24 horas a disposición del viandante, del perdido por su calles y rincones. Ya es una manera de sentirse acogido y no quedar desamparado.

Comidas en pubs, pintas de Guiness, Smithwick´s, Kilkenny, café irlandés, chupitos de Jamesons, o Paddys, pantallas planas con todo tipo de deportes, camisetas de la IRFU, de Leinster y Munster, tiendas de souvenirs llenas de duendes, tréboles y arpas, referencias múltiples a la todopoderosa y omnipresente Guiness, autobuses de dos pisos de colores, tranvía, río Liffey, puentes llenos de vida, estatuas llenas
de referencias históricas y olor a la fritura de mantequilla de los fast food por cada rincón. Paisaje urbano de una Dublín provinciana y dinámica, pasado y presente, tradición y modernidad.

Dublín se llena de sol y reluce para que desde un double decker disfrute de los rincones más llamativos y pueda sentir el fresco de la mañana sin quedarme congelado. Mi contacto con la ciudad. Tiendas, escaparates, con un ajetreo de pequeña ciudad, sin la locura de las grandes urbes, se puede caminar, cruzar las calles sin miedo a ser atropellado, espacios de paseo, calles peatonales, simpatía y cortesía por cada esquina.

Paul Weller en el Olympia. Hermoso lugar, un teatro pequeño y coqueto, estilo art decó. Bar de pintas funcionando a pleno rendimiento, escenario grande y patio de butacas vaciado para poder ver el concierto de pie y con rampa para evitar cabezones
y altos delante. Espectacular desempeño de Mr. Weller, realmente maravilloso bolo, 2 horas de intensidad y de gran transmisión. Uno de los mejores que he visto, 5 representaciones seguidas en la ciudad de martes a sábado, y todas las noches lleno y con el público satisfecho.

Tengo la lista de temas que se guardó una amiga de myspace fan irreductible venida desde Alemania para dos bolos irlandeses, la
publicaré, pero sólo reseñar los temas Jam de esa noche, Start, Pretty Green, Eton Riffles, Butterfly Collector, Shout to the Top (Style Council) y un sorprendente Art School que nos agitó los cuerpos. Después de 5 Guiness, y dos horas de diversión, la parka y a pasear por las calles cercanas al río, un Snack y a seguir recordando y
rememorando el reciente espectáculo admirable y reconfortante.

Aprovechando la estancia de Weller en Dublín, la escena local organizó dos pinchadas viernes y sábado. La del viernes contaba con la presencia de Andy Lewis y Steve Cradock además de los DJs locales. El garito curioso, una casa frente al río que tenía en cada piso un ambiente, la parte de abajo era la nuestra, bar muy amplio y con surtido habitual local de cervezas, y zona de baile con sabor añejo a guateques y ballroom, con piso de madera imposible para bailar y con combinación de rojo intenso y negro. Noche espléndida con mayoría de soul, temas inmortales y muy conocidos en general, y pinceladas de R&B británico de grupos míticos, Small Faces, Kinks, Yardbirds, Who, Artwoods…en fin tema tras tema sin parar de bailar entre pintas de Guiness y bajadas al tigre a desbeber…Gente divertidísima mayoritariamente madurita, y con algunos especimenes bastante curiosos de la fauna viejuna, mucha diversión y gente muy abierta.
Para compensar, me visité las costas norte y sur de la ciudad, con rincones maravillosos frente al mar, praderas infinitas de verde intenso y pequeñas poblaciones de pescadores que invitan a sentarse en sus restaurantes a degustar pescado frito y pan negro. No sólo de cerveza vive el hombre.

Después de dos días de Fish & Chips, guisos de carne, desayunos de bacon irlandés, salchichas, beans, tostadas y huevos encaro el sábado con dos eventos principales, uno el test match de la selección de Irlanda contra los All Blacks, los vencedores del hemisferio norte contra los del Sur, arrasando en sus últimas giras. Intenté encontrar entradas para el Aviva Stadium, pero está todo agotado y tomo la alternativa de verlo en un pub rodeado de aficionados y con una pinta en la mano.
Partidazo, ambientazo y diversión asegurada en el baño Kiwi a los irlandeses que cayeron con dignidad y pelea. Guinness, salchichas con patatas y mostaza inglesa y a pensar en el allnighter del sábado.

Otro precioso garito, también al lado del río y esta vez más moderno, y curioso en su decoración, antiguo Pravda que ha cambiado de gestión y nombre. Hoy incluso hay más gente madura que el viernes, y la música es decididamente dedicada a aquellos que sentimos la llamada del estilo en los ochenta. Veía a aquella gente, todo un desfile de peinados, ropas y expresiones con clase, que reían, disfrutaban y
cantaban con el pecho abierto, esas canciones que formaron parte de su adolescencia, les veía 30 años antes, críos con ilusiones y con ganas de comerse el mundo como nosotros en el Rock Ola, y ahora, maduros, con las marcas del tiempo en sus cuerpos, tenían la ilusión en sus caras de adolescentes de nuevo, bailando como si les fuera
la vida en ello, y apurando sus pintas sin dar tregua a los camareros. Genial.

La despedida ideal. El domingo, vuelo de vuelta, últimas compras, camisetas de rugby, y ganas de volver. Ganas de compartir con vosotros esas vivencias. Vuelta a casa. Lluvia frío y nieve. La bienvenida de la meseta a mi vuelta. Marcas en el corazón y
en mi cuerpo de estos días en Irlanda.

César Galve

Playlist Edición 203

BEN FOLDS/NICK HORNBY: From Above (Lonely Avenue)
BRANDON FLOWERS: Crossfire (Flamingo)
BRENDAN BENSON: Son’t Wanna Talk (My Old, Familiar Friend)
ROBYN HITCHCOCK & THE VENUS 3: I’m Falling (Goodnight Oslo)
JONSI & ALEX: 1904 (Riceboy Sleeps)
GECKO TURNER: Your Can’t Own Me (Gone Down South)
NO AGE: Depletion (Everything in Between)
EDITH CRASH: Avant Ce Monde (Des Mots)

Un pensamiento en “Baile Átha Cliath

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>