Tengo un gran dilema

La semana pasada vi un reportaje en la televisión, esa gran manipuladora, que me ha hecho reflexionar durante unos cuantos días. Básicamente, y aún sabiendo el riesgo que corro simplificándola, la noticia es la siguiente: un juzgado de la India ha admitido a trámite una denuncia interpuesta por una empresa farmacéutica contra el sistema de patentes del gobierno hindú.

Dicho así no nos dice mucho, ¿verdad? El meollo del asunto es que el gobierno hindú permite copiar todo tipo de medicamentos para poderlos fabricar como genéricos a precios más baratos. No estamos hablando de analgésicos o antipiréticos sino de retrovirales y otro tipo de medicinas que salvan millones de vidas.

Estas medicinas tan baratas son compradas por países del Tercer Mundo que no pueden acceder a los medicamentos originales porque son muy caros. Así que el dilema está claro: o morimos sin poder comprar los originales o compramos el genérico copiado y sobrevivimos.
Es muy fácil caer en la demagogia y proclamar a los 4 vientos que tenemos derecho a copiar para salvar vidas. Seguramente estaremos en lo cierto; una vida humana no tiene precio y hay que hacer lo imposible por salvarla.

Lógicamente tengo que hacer de abogado del diablo, nunca mejor dicho en este caso, y pensar también en la farmacéutica. Para hacer un medicamento se necesita mucho tiempo de investigación, muchos materiales y muchas pruebas para que salga a la calle y sea eficaz. Se calcula que por término medio se necesitan unos 10 años. Eso se traduce en millones de euros, en puestos de trabajo, en pasos delante de la ciencia, etc. Si estas empresas no recuperan sus inversiones, se acabaron la ciencia, los avances, el progreso. Imagina que eres un científico y te “quitan” la investigación de tu vida en un abrir y cerrar de ojos.

No quiero extenderme más. He sido muy simplista, lo sé. Me he dejado decenas de argumentos que aporten más luz sobre este dilema, lo he hecho a propósito para que lo discutamos en la red. Pero una última reflexión. Cuando hayas acabado de darle vueltas a este dilema, piensa si esta misma situación se puede trasladar al mundo de la cultura, de la música: ¿está bien “copiar” la música que escuchamos? Tal vez, sea otro tipo de dilema, tal vez para otro blog.

The Shins. “Australia”. Wincing the night away.

The Cooper Temple Clause. Waiting game. Make this your own.

The View. Same jeans. Hats off to the buskers.

Jarvis Cocker. Heavy Weather. Jarvis Cocker.

The Good, the Bad and the Queen. Kingdom of Doom.

Bigott. That Sentimental Sandwich

Carla Bruni. Those dancing days are gone. No Promise.

Clap your hands and say yeah. Satan said dance. Some Loud Thunder

Bloc Party. Two more years. Razzmatazz#06

Kaiser Chiefs. Ruby.

Guillemots. Annie let’s not wait. Through the window pane.

The Pipettes. Your kisses are wasted on me. We are the Pipettes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.