Suena el despertador

Suena el despertador.
Son las 08:00 en punto como todos los días.
Abro los ojos y con cierta pereza descubro que es de día.
Mis pies se deslizan hacia el suelo sin mi consentimiento.
La ducha me despeja y me visto sin prisa.
Un atuendo informal para el trabajo diario.
Desayuno con más apetito del que quisiera.
Ya es la hora: me voy de casa.
Hago los encargos de mamá.
Compro el periódico para papá.
Lo reviso sin pasión, leyendo titulares al azar.
En la parada estamos los de siempre.
Esas cotidianas caras conocidas de gente desconocida.
Hoy me siento en el autobús.
Intento ordenar mis ideas sin mucho éxito.
Descubro mi imagen en el cristal: con los cascos puestos.
Hace un día estupendo: soleado y brillante.
Es un día perfecto para mí.
Camino hacia el estudio: mis compañeros ya han llegado.
Los saludo y acaricio con suavidad el teclado.
Tres post-it pegados en mi mesa.
Respondo llamadas y me sumerjo en mi trabajo.
La jornada pasa volando, un bocadillo a mediodía y el quehacer nos espera.
Hoy estoy inspirado: por fin he terminado.
La letra ya está perfecta, sólo me faltan unos arreglos en la música.
Escucho lo grabado y sonrío con satisfacción.
Me gusta, me gusta un montón.
Les pido que escuchen mi nueva canción.
Les gusta… a ellos también les gusta.
Siguen el ritmo casi bailando, sus bocas se mueven como si quisieran ya cantarla.
Empieza a formar ya parte de nosotros.
Juntos la estamos perfeccionando.
Cada uno aporta su sonido, su instrumento, su pasión y su arte.
Estoy orgulloso, lo que empezó siendo mío ahora es nuestro.
Lo que empezó en MI ha seguido en NOSOTROS.
No encontramos el momento de parar, el tiempo ha dejado de correr.
El tiempo ya no existe, sólo es una procesión de notas y de voces.
Todo es un volcán de ilusión y de … música.
Esta es nuestra música y así lo sentimos.

Sientes tú así de tuya la música de EL CUARTELILLO ???

Contenido del programa

-AKUFEN: My Way
Decía Brian Eno que el ambient es como las nubes. Parece que no cambian, pero no dejan de cambiar. Algo parecido sucede en este bello álbum que publicó Akufen hace 3 años. Para la crítica uno de los mejores discos electrónicos recientes. Nosotros ni ponemos ni quitamos, júzgalo por ti mismo. My Way.

-STYROFOAM: Anything
Imagina un músico belga ahí, en su casa. Hace canciones de ésas con la raquítica belleza del indie, con la justa dosis comercial y sostenidas por una base rítmica electrónica que hace que cuaje todo. Simplemente delicioso.

-FISCHERSPOONER: We need a war
Tirarse en el área, que no te pille el árbitro y que te pite penalti no está al alcance de cualquier futbolista. Fischerspooner se tiró en el área del electroclash hace cinco años y pidió al árbitro que señalara que aquello molaba y lo habían inventado ellos. No picó. Cinco años después, el dúo neoyorquino se planta en el área con un estupendo álbum de pop sintético, electro amable, New Order, Duran Duran y hasta Japan. Canciones, sólo hacía falta canciones. Para qué tirarse si puedes chutar.

-TIEFSCHWARZ: Damage feat
Cuando resultan canciones tan redondas como las de este segundo álbum de Tiefschwarz, la pareja alemana, el aroma ochentero que le sobrevuela pasa a ser un asunto secundario. El gusto en la elección de sonidos y arreglos les eleva por encima del revivalismo al uso, y el acierto en la elección de vocalistas no hace sino resaltar sus inspiradas composiciones. Pop electrónico atemporal en estado puro.

-DIPLO: Deceptacon (Le Tigre) –Haz tuya mi canción-
M.I.A. y Beck se han beneficiado de las visiones de Diplo, este estadounidense en quien coinciden técnica impecable y una vasta cultura musical. Si no, dime cómo ligas una salsa a base de Outkast, The Cure, Le Tigre, ritmos brasileños y apuestas de futuro sin que suene a chiste cool. Por si había dudas, tras esta sesión hay que buscar hueco para este tipo en nuestro disco duro. Escucha, escucha la superversión que hace de Le Tigre.

-T. RAUMSCHMIERE: Sick Lake Me
El alemán Marco Haas, líder de T. Raumschmiere, no toma el himno de los Ramones en vano y ofrece un segundo disco de electro-punk borrico con leves momentos de respiro ambiental, instrumentales de glam grasiento y hasta irónicos remedos de AOR ochentero.

-RÖYKSOPP: Only This Moment
Cuando, en 2001, el dúo noruego, publicó su primer disco, no aspiraban a lograr distribución mundial, vender un millón de copias, ir de gira con Moby o ser reclamados para mezclar a Coldplay. Pero todo eso ocurrió y, convertidos en líderes de la electrónica para escuchar, afrontan el álbum que ha de confirmarles. Y, sorpresa, no suena a Röyksopp. Nocturno, ibicenco, veraniego, The understanding contiene tantas cosas tan comerciales y tan bien hechas que da la impresión de que puede ser una de las sorpresas del año. Ya veremos.

-LADYTRON: Everything You Touch –Grandes canciones, grandes recuerdos-
Esta canción ya la hemos puesto en otro programa pero es que una vez te entra en la cabeza no puede salir de ella. Ladytron es un grupo de los llamados difíciles pero en su último disco se hacen accesibles e inventan deliciosas melodías que te atrapan como una caricia.

-CYCLE: Perfect Pervert
Son una de las revelaciones del año. Lo confirma el premio que el programa El Ojo Crítico de RNE acaba de otorgarles por ser “el mejor grupo nacional de música moderna” de 2005. Y todo con un solo disco, Weak on the rocks, que los ha aupado a la cima a base de guitarras y electrónica. Suenan raros pero a mí me encantan. Con todos vosotros Perfect pervert.

-DAFT PUNK: One More Time –clásico-
Tres discos en una década, y el último, decepcionante. Un recopilatorio para poner las cosas en sus sitio. Todos los hits, una cara B que se sale y algunas remezclas. Junto con los Chemical Brothers demostraron que la electrónica podía reventar pabellones. Convirtieron Francia en el epicentro del dance. La mitad de los noventa fueron suyos. Son unos cracks. Daft Punk: One More Time.

-MOJO PROJECT:
Fueron unas de las revelaciones del 2005. Después sacaron un disco de remezclas y a principos de este año se han refundado y ha cambiado casi toda la formación. Son Mojo Project, llenaron las pistas de baile y hacen una música negroide con una factura impecable.

-RINÔÇERÔSE: Fiction Dancer
Y vamos con el grupo que más en forma está de toda Europa: Rinôçerôse y su excelente álbum que lleva por título Schizophonic donde se ponen en el escaparate patologías, disfunciones cerebrales, olvida la vocación ambiental y prescribe 10 dosis de recio electro-rock para menear el esqueleto sin sonrojo. ¡Estate quieto si puedes!

-ZERO 7: Passing by
Hace 4 ó 5 años, en plano auge del chill out, Zero 7 editó su primer álbum. Instrumentación espacial, voces negras, estribillos logrados y un par de hits hicieron de ellos un éxito. Su segundo disco sigue el mismo camino, pero ahora que nos sabemos la historia, tiene menos gracia. Es agradable, pop soulero que, llegado a cierto punto, comienza a repetirse y se hace monótono sin llegar a aburrir. Nosotros hemos elegido este corte que es ideal para escuchar mientras lees o para relajarte después de una intensa sesión de baile.

-LORDI: Aleluya al rock and roll, y al heavy tambien…
Lo prometido es deuda. La semana pasado no la pudimos conseguir pero esta sí. Dedicada para todos los chicos del basket.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.