Un rayo de sol

Todavía recuerdo la salida de la gente, tras más de tres horas de intensidad, las caras, los comentarios, la luz de los rostros… Un rayo de sol se coló en el Palau Sant Jordi aquella noche, y hubo muchos que lo vieron.

Bajan las luces y aparece Robert Smith, el enigma del pop. Grises y negros, luces de colores y atacan “Plainsong”. El que esperara más de lo mismo estaba muy equivocado.

Hicieron un concierto curioso, huyendo de lo fácil y rescatando canciones muy poco comunes en sus shows como “Catch” que sonó divertida y alegre, “The Lovecats” cantada a lo crooner pero sin orquesta, “To wish impossible things” aletargada, oscura y con versos que hieren.

En el eje central, con parada respiratoria y pulmones hinchados: “Friday I´m in love”, “In between days” y “Just like heaven” una detrás de otra. El público rugiendo y totalmente inmerso en el concierto.

“Pictures of you”, el sol encendido, rostros brillantes y sonrisas. Dura y sincera. Pelos de punta y lágrimas contenidas. Hermosa “Lullaby” casi se podía tocar con las manos, emocionante es poco. Aunque en muchas ocasiones se echaron de menos los teclados, el cuarteto sonó muy compacto. La puesta en escena, simple, con un juego de luces espectacular y la sección rítmica mandando durante todo el concierto. Pocas canciones nuevas, tímidas pero riquísimas.

Tres bises apabullantes, el primero para ellos: “At night” hipnótica, “M” dura, “Play for today” suave y “A forest” la mejor del concierto.

El segundo para el público: “ Close to me” feliz y cómplice, “Why can´t I be you” intensa y eterna.

Y el tercer bis, sólo para unos pocos: Se fueron a la raíz, al nacimiento, al útero… Y lo que sonó nos dejó descolocados. Del tirón, “Boys don´t cry”, “Jumping someone else´s train”, “Grinding halt”, “10.15 Saturday night” y “Killing an arab”. Un final mágico y soberbio, con la sensación en el ambiente de que se quedaron con ganas de tocar más.

Abandonamos el recinto con los sentidos a flor de piel y con nuevas sensaciones. Iluminados, anochecidos y con el corazón herido por ese rayo de sol, magnético y cegador. Que no se apague nunca la luz.


PLUS SPECIAL GUEST: LEONOR!

SAMBASSADEUR Final say

Desde Goteborg y con el inconfundible sello de Labrador, nos llega Sambassadeur con esta canción extraída de su último disco “Migration”, todo un ejercicio de pop con ecos ochenteros, cajas de ritmos y New Order flotando en el ambiente. “Final say”, pegadiza, golosa y para bailar en tu cuarto de estar.

Siempre que te esfuerzas por estirar la cuerda de los momentos inolvidables, acabas aprendiendo despedidas. Y buscas la manera de decir lo que sientes… Y la inspiración está de paseo por tu cuerpo… Y las palabras se asoman a tu boca con timidez, desorden y premura. Pero el peso de lo que dices te sostiene, te delata y te da la fuerza necesaria para colorear el adiós. De todas maneras, siempre te quedará la duda de haber sabido elegir correctamente, aunque, eso sí, a veces no tenemos nada que elegir.

Edición 86

THE CURE: Friday I’m in love

SCOUT NIBLETT: Kiss (This fool can die now)

JACK JOHNSON: Hope (Sleep Through the Static)

FRISKA VIJOR: Oh Oh (Bravo!)

THE MAGNETIC FIELDS: Please stop dancing (Distortion)

SIDONIE: Los Olvidados (Costa Azul))

THE CULT: I Assassin (Born into this)

LILITH: El amor duele (no te RIND as)

STARS: The night starts here (In our bedroom after the war)

GÏT: Painful signs (Demo 07)

THE SINGLETONS: Once Upon a Time (The Singletons)

L-KAN: Todo lo que no (Somos otra cosa)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.