Tu voz en color…

Ha pasado ya algún tiempo desde que dijimos adiós a la Semana Santa pero yo parece que no termino de centrarme. Parece que me falta energía, necesito mover mi cuerpo, que llegue el buen tiempo, el veranito, tomar algo en una terraza…Así que hay que ponerse manos a la obra y si las vacaciones no han llegado, hay que buscar la manera de solucionar esta depre y para mi, desde luego que no hay mejor remedio que una sesión de música “popi” o chicle pop o una serie de tontadas y a la par divertidas definiciones de esta música que no vienen a cuento.

Volvemos a encontrarnos con la intolerancia de los estilos de música y con nuestra niñez. Los dos temas han sido tratados y claro, la música de nuevo aparece por el blog.
Es una música que a unos les empalaga y a otros les pone de buen humor y otros, creen que eso no es música ni es nada.

¿Por qué hay que renegar de toda nuestra infancia? Estoy seguro de que todos somos un poco Peter Panes y nos negamos a abandonar parte de la esencia infantil cuyas características más obvias son la risa, divertirse en todo momento. Desde luego que las cosas hay que tomárselas en serio, pero eso no implica pasar de querer ser la Pitufina a ser Gargamel!!!

Y este es el lema que ha adquirido este grupo de gente que disfruta con ello. Como ocurre en ocasiones, de un estilo de música se hace un estilo de vida, de vestir, de peinarse…El mundo de las chapas de Espinete ha llegado!!! En los bares de los popis nadie cree que el negro es elegante, todos llevan miles de colores, los bolos y las diademas son la sensación y las americanas, los flequillos y las Converse de mil colores… Nadie se olvida de Parchis, de Chanquete y de toda esa infancia vivida junto al televisor.

Me gusta observar cuando la gente esta bailando una de La Casa Azul, la cual parece sacada de la banda sonora de Barrio Sésamo y por eso, ves a todo el mundo saltando y riendo como niños mientras que el cantante lo que dice es que ¡ya no te quiero!! Esa energía, ese positivismo contagioso es lo que de vez en cuando tendríamos que inyectarnos. A mal tiempo buena cara dicen los refranes de nuestros abuelos.

En la decimosegunda edición de nuestro cuartelillo, con la excusa de animaros a que os acerqueis a este estilo y con las ganas de agradar a alguna de nuestras oyentes y más fiel defensora, dedicaremos esta hora a esta música refrescante y de paso, para ir preparando vuestros cuerpos para los bailoteos y guateques veraniegos.

Adelantamos uno de los contenidos de la semana que viene…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.