Truco o trato

Me incorporo a mis labores de bloguista hablado y ya os informo desde este mismo momento que el blog de hoy no promete nada. Así que deja de escuchar un par de minutos el programa o deja de leer estas líneas y vete directamente al video que hay colgado en nuestro blog.

Hace mucho tiempo que los artistas dotados de peor voz tienen unas buenas ayudas tecnológicas para que sus discos y sus directos suenen, digamos, decentemente.

El pionero en España fue Julio Iglesias, que en los 90 o, incluso antes, ya se trajo a España para sus directos una tecnología (no recuerdo el nombre) que hacía que sus directos fueran audibles en el plano acústico; en el otro, claro, no voy a decir nada.

La técnica fue mejorando paulatinamente hasta que llegaron los softwares informáticos actuales que son muy baratos y permiten que cualquiera de nosotros, hasta yo, pueda grabar un disco y que suene bien. ¡Bendita tecnología!

El ejemplo más paradigmático de esta tecnología fue y es el programa Auto-tunes y la famosa Believe de Cher.

Como os he dicho, nada