Las radiofórmulas en los zapping

Veo con asombro el revuelo que ha causado un programa de televisión donde se hablaba del comercio de la música. He de confesar que no lo vi y, supongo, que diré muchas inexactitudes, así que agradecería que se me corrigiese todo lo que a partir de aquí vaya a decir.

Resumiendo lo visto en el zapping se podría decir que Ramoncín destapó el gran «secreto» que sabíamos todos: para ser número uno en determinadas radiofórmulas hay que soltar 18 millones de pesetas. A partir de aquí he oído y visto de todo: desde los incrédulos que no se lo creen porque ellos votan todas las semanas por teléfono (pobrecitos) hasta los desengañados que felicitan a Ramoncín pro quitar la careta a estas empresas que nos marcan el gusto musical.

Me sorprende la actitud de unos y de otros. Eso que llamamos un secreto a voces es conocido desde la noche de los tiempos. A lo mejor no sabíamos la cuota a pagar, pero sí que sabíamos cómo se llega al número uno y cuál es la política de rotaciones de esa música. Sorprende que la gente se sienta defraudada, timada porque sus ídolos radiofónicos son meros títeres del poderoso caballero llamado don dinero. Pues sí amigos, las voces cantarinas y risueñas de buen rollito seleccionan menos la música que «el tomate» a sus protagonistas.

Pero eso no es lo peor de todo. Lo peor es que llevan décadas marcando el gusto musical de millones de personas. Un gusto marcado por una estricta dieta de pop y rock comercial internacional, acompañado por una guarnición de sonrisas, mundo feliz y rapidez (que no se aburra el personal) y abundante publicidad. El postre es por todos conocido: los grupos que ofendan al sistema o lo cuestionen no aparecen porque somos políticamente correctos, vendan los millones de discos que vendan.

Por eso vemos que tenemos un mundo más obeso porque el sistema es tipo granja de engorde: traga, traga y no pienses, nosotros lo hacemos por ti. No sorprende que cojas a chavales de menos de 20 años (hay excepciones, por supuesto) que desconocen quién es Beck, Franz Ferdinand, Interpol, Los Planetas, Sidonie o La Habitación Roja.

Seguramente habrá que mejorar nuestra dieta y enriquecerla con otros productos nacionales e internacionales que hagan que nuestro cuerpo y nuestra mente se desarrollen perfectamente. Y eso es lo que intentamos en El Cuartelillo: alimentar a nuestros oyentes con una dieta rica, amplia, equilibrada y gratis.


SPECIAL GUESS: LEONOR!

LAS ESCARLATINAS. Lloraré

Las Escarlatinas es uno de esos grupos misteriosos y maravillosos que solo nos puede ofrecer el universo Siesta. “A todo color”, su único disco, es como un rayo de sol en la penumbra, un disco para escuchar con la sonrisa puesta, acrobacias musicales de niños para adultos.

Creceré con la mayor de las inocencias posibles y buscaré refugio en los entresijos del mundo de los mayores, que son tan complicados como ridículos. Y viviré sin nostalgia porque nunca abandonaré la posición de salida y porque los dueños del porvenir todavía son aprendices. Bastará una sonrisa descolocada para teñir de grandeza el rostro más serio. Porque somos tan atrevidos, que de mayores seremos niños…

Edición 68

JOSH ROUSE: Hollywood Bassplayer (Country Mouse City House)

RICHARD HAWLEY: Lady´s Bridge (Lady´s Bridge)

MALACARA: La Playa (La flor en el precipicio)

BENJAMIN BIOLAY: Dans la Merco Benz (Trash Ye Ye)

J.TEIXI BAND: Sonia Rey (Voodoo Bar)

COOPER: Canción del viernes (Guárdame un secreto)

COLA JET SET: Suena el teléfono (Suena el teléfono EP)

NEW YOUNG PONY CLUB: Get Lucky (Fantastic Playroom)

DATAROCK: Princess (Datarock Datarock)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.