El filósofo urbano

Hace meses que este blog tenía que haber salido en antena pero el tiempo va pasando y, tal vez, puede que haya perdido vigencia, o no.

Un buen día de agosto nos despertamos viendo nuestra pequeña y, a veces, ridícula ciudad, inundada de reflexiones, digamos filosóficas, pintadas por las paredes y los suelos. Aparte de las consideraciones cívicas de si es bueno pintar la pared del vecino o la de un edificio público, y de las consideraciones estéticas, lo que sí que quiero dejar claro es que captaron mi interés desde la primera que vi: El que escribe en el alma de un niño, escribe para siempre.

La verdad es que la frase me impresionó un poco y estuve estrujándome mi dura cabeza y acabé dándole la razón. ¿De dónde vienen nuestras grandes pasiones, nuestros grandes odios?

Pero es que seguí andando y me topé con otra provocación: el temor a la muerte nos aparta de la vida, no de la muerte. Otro puñetazo en el estómago. Claro que sí, el que piensa constantemente que va a morir, mientras lo hace no vive, con lo cual ha muerto ya.

No lo pude resistir más y fui a casa a coger mi cámara fotográfica para recorrer la ciudad recogiendo las reflexiones de esta sabia, porque alguien muy cercano a mí me dice que es una mujer quien lo ha escrito.

Y, efectivamente, andando andando me fui encontrando con nuevos destellos de luminosidad, de pensamiento que me hicieron ir capturando estas pequeñas perlas de sabiduría.

Dos de ellos me causaron gran regocijo por motivos personales: Cambia tus pensamientos y cambiarás tu mundo me llevó a la mente una discusión que había tenido con una chica de 18 años en la que me trataba de convencer de que no podía cambiar el mundo, ni las costumbres actuales. Creo que se equivocaba porque los grandes cambios los generan personas como nosotros que con pequeñas acciones podemos hacer grandes revoluciones, aunque sólo sean personales.

La última frase me hizo pensar en todos vosotros: Sin música la vida sería un error. Y pensé que seguíamos por la buena línea y que, tal vez, nosotros, los del cuartelillo, estamos haciendo felices a alguien. Y no lo pude evitar y tuve un acceso de vanidad (soy humano) y pensé que alucinante hubiera sido que pusiera: Sin El cuartelillo la vida no tiene sentido. La mía ya no lo tiene ¿y la vuestra?

THE STREETS: Never went to church

TWO GALLANTS: Steady rollin’just

THE BELLRAYS: Third times the charm

THE CONCRETES: On the radio

TILLY AND THE WALL: Sing song along

CRACKER: Everybody gets one for free

THE RACOUNTERS: Steady as she goes

RADIO 4: As far as the eye can see

JAMIROQUAI: When you gonna learn

TIGA: You gonna want m

GECKO TURNER: Pal Perú

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.