Displicencia versus Participación

En la radio trabajamos con palabras y con sentimientos que diría el maestro radiofónico. Nos quedamos con lo primero, con las palabras y como el instituto Cervantes lleva a cabo una estupenda campaña para elegir la palabra española que más nos gusta, yo he elegido displicencia.

No sé si es una palabra bella o si su sonoridad puede gustar a la gente, la he elegido porque es un término perfecto para definir a la sociedad española del inicio del milenio.

Ya sabes que nunca hablamos de política en el programa pero hoy la voy a tomar tangencialmente para utilizarla de ejemplo. En menos de 4 días hay una cita en las urnas para elegir a nuestros representantes en el Parlamento Europeo. Es curioso, pero a todo el mundo que le he preguntado no va a ir a votar, incluso hay una persona que le ha tocado ser mesa y no se va a presentar.
Da rabia, porque un montón de leyes se hacen en Europa y pasan por encima de las españolas y no queremos saber nada. ¿Por qué? Para muchos expertos las respuestas son múltiples y complicadas, pero para la gente de la calle la solución es sencilla: nunca ha estado tan lejos la España real de la España oficial; es decir, nunca hemos estado tan lejos los políticos y la gente de la calle. Te podría poner miles de ejemplos, pero cojamos el que nos une a todos en estos momentos: el mundo de la música. ¿Has oído hablar de una sola propuesta del tipo que sea sobre la música, su industria, internet o el mundo de la cultura en general? Puedes coger el campo que quieras y observarás que tu mundo está a años luz del político profesional.

Por el contrario, hace pocas semanas hemos asistido en nuestra zona a unas jornadas de Participación Ciudadana. No es nada nuevo, que conste, en muchas ciudades del mundo los ciudadanos deciden día a día el futuro de sus ciudades e, incluso, como en Brasil, gestionan partidas presupuestarias. El caso es que cuando acercas los problemas a la gente y le dices que ella puede ayudar a solucionarlos aportando sus ideas y su participación resulta que la gente ya no es displicente sino que se interesa activamente para mejorar la comunidad en la que vive.

Es de agradecer que un puñado de ciudades españolas nos dejen ser ciudadanos y nos ayuden a implicarnos en la gestión de nuestra ciudad a través de la Participación Ciudadana. Y no estamos hablando de partidos políticos, sino de Política en su definición clásica, en la de la participación en el gobierno de la ciudad, de tú ciudad. Y ahí, en ese punto, todos deberíamos pasar de la displicencia.

Accede a la sección semanal de Leonor

Playlist de la edición 139
KASABIAN: Underdog (The West Rider Pauper Lunatic Asylum)
LUCINDA WILLIAMS: Honey Bee (Little Honey)
DAVID BYRNE & BRIAN ENO: Life is Long (Everything That Happens…)
TRAVOLTA: Cosas grandes y cosas pequeñas (Hoy Pincha: Leonor)
JIM JONES REVUE: Hey hey hey hey
LORDS OF ALTAMONT: Going Nowhere Fast
Entrevista Cooper
ANDREW BIRD: Oh No (Noble Beast)
Agenda musical
THE D0: On my shoulders (A mouthmul)
THE MARY ONETTES – Dare (Dare)
HARLA HORROR: One Disease of the Heart (At the Fuzztone Bar)
FLUOR: La rebelión de los electrodomésticos (Historias increíbles)
SNOW PATROL: Please Just Take These Photos From My Hands (A Hundred Million Suns)

0 comentarios en “Displicencia versus Participación

  1. Pedimos perdón a nuestros amigos, bandas y oyentes que no pudieron oír el programa en directo. La electrónica y la informática juegan, a veces, malas pasadas y a nosotros nos la jugaron estos días.

    Tenéis el programa colgado debajo y a la derecha para poderlo escuchar y descargar tantas veces como queráis.

    Esperamos vuestra comprensión.

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.